Análisis: Nioh

Análisis: Nioh

A falta de días para que salga Nioh 2, uno puede hacerse preguntas del estilo: ¿Debo jugar a Nioh 1 antes que a Nioh 2? ¿Merece la pena a estas alturas jugar a la primera parte o está obsoleta? ¿Qué tal es el Nioh comparado al Dark Souls y a otros action rpg? Desde aquí intentaremos resolver las dudas que podamos en base a nuestros propios criterios. Te contamos nuestra opinión sobre Nioh.

Índice


El genero Souls

Miyazaki, con su saga Dark Souls, ha marcado tendencia y ha establecido, podríamos decir, casi un nuevo género que gira en torno a la satisfacción inducida por vencer auténticos desafíos, paradójicamente, en la época donde el easy mode es casi ley.

Muchos son los que se han subido al carro, siguiendo la propia fórmula: los propios de la compañía FromSoftware mantienen el estilo con Bloodborne o el Sekiro (más o menos), y fuera de ésta el nioh, code vein, remnant from ashes, y un largo número de etc… hubo rumores incluso de que el propio Blizzard barajaba la posibilidad de un diablo IV, discípulo de esta tendencia. Por suerte o por desgracia, no llegó a buen puerto.

Como fan de este subgénero, por así llamarlo, he de decir que he probado gran parte de estos títulos que a la gente les gusta llamar clones de Dark Souls. Y he de decir que si bien, obviamente, Nioh es un discípulo de éste, es lo suficientemente bueno, divertido y tiene una personalidad única como para ser considerado por sí mismo.

Antes de continuar quiero decir que durante el artículo, voy a referirme en numerosas ocasiones a la saga soulsborne. Espero que me disculpéis pero creo que puede ser especialmente útil para remarcar un poco las virtudes de éste y aclarar las diferencias entre maestro y discípulo.


Un “samurai” británico

Enmarcado en una ficticia versión del año 1600, la trama sigue a William, un marinero británico (basado en William Adams) que persigue al hechicero Edward Kelley, quien pretende influenciar las batallas de la era final del período Sengoku, durante los esfuerzos de Tokugawa Ieyasu para unificar Japón. Estos esfuerzos se verán complicados por la aparición de los yokai, que florecerán al son del caos de la guerra y los tejemanejes de Edward Kelley.

Puedes cambiar ligeramente el aspecto a William

Aquí podemos ver la primera diferencia frente a los Souls, y es que Nioh opta por un enfoque más directo, humano, mundano y visceral, mientras Dark Souls opta por un estilo más abstracto, por decirlo de algún modo. Más introspectivo.

En Nioh seguiremos la historia, bastante explícita, de William, con notables diálogos, escenas de vídeo y narración frecuente.

Y hay que decir que, si bien me encanta cómo Dark Souls nos cuenta la historia, desde el principio, tras una magnífica escena anterior al menú principal, Nioh se desmarca y nos muestra su propia personalidad. Desde el inicio sabemos que nos encontramos ante un juego único, que decidirá tomar su propio camino narrándonos la historia de forma más clásica.


La progresión del juego

Nioh progresa mediante un ciclo de escena de vídeo, vista de mapamundi, misión, escena de vídeo.

Parte del mapamundi

Por mi parte, soy más fan de un mundo abierto o interconectado para explorar con cierta libertad, en lugar de mapas concretos en los que realizar misiones. Obviamente, esto ya es más una cuestión de gustos personales, pero diría que es una de las pocas cosas en las que no ha estado acertado el juego.

No obstante, hay que admitir que el sistema funciona bien. Es cómodo y práctico: hacemos ajustes a nuestro equipo con el herrero, subimos de nivel en el templo, todo desde la visión del “mapamundi”. Vemos las misiones disponibles, de historia o secundarias y los premios por completar cada una.

Al realizar una misión, durante la pantalla de carga nos dan complementos sobre la historia y, tras finalizar la misión, suele haber alguna escena de vídeo, sobretodo en las gestas de historia.


Las misiones

Dentro de las misiones que hay disponibles, podemos distinguir entre: las de historia, las secundarias y las del ocaso. También hay de entrenamiento pero son muy cortas y orientadas a aprender técnicas de las tres disciplinas: samurai, ninjitsu y onmyouji.

Las de historia son las más completas y más originales. También las más largas. Tenemos que realizarlas obligatoriamente para seguir avanzando.

Las secundarias son opcionales, de tipos muy variados, y complementan de forma interesante el juego.

Por último, las del ocaso son las más complejas, poniendo a prueba los límites de nuestras habilidad (o paciencia).

Misión del ocaso

La jugabilidad de la misión se erige de forma parecida a los souls optando por el ensayo y error, con castigo si tropezamos dos veces con la misma piedra. Acumularemos “amrita” para subir de nivel pero para este menester tendremos que encontrar templos. Mientras tanto, si nos matan, dejaremos caer en el lugar de muerte a nuestro espíritu guardián y la amrita que llevábamos e iniciaremos desde el último templo que hubiéramos visitado.

En caso de morir otra vez, mientras intentamos recuperar nuestra amrita, la perderemos irremediablemente, del mismo modo que perdíamos nuestras almas en Dark souls y los ecos de sangre en Bloodborne.


La jugabilidad

Cabe destacar que no hay una originalidad increíble en lo que refiere a los tipos de misión pero, en general, el combate es tan bueno, que resulta fascinante avanzar en las misiones para ver cómo vamos mejorando en nuestra adaptación al sistema, incluso aunque dichas misiones dispongan de enemigos y situaciones parecidas a las que ya habíamos visto.

Usando arma a distancia

Tiene especial importancia en la jugabilidad la exploración, y en esto sí que bebe de los souls: será especialmente importante hallar atajos, abrir puertas intermedias y encontrar santuarios (puntos de guardar). Sin embargo, el hallazgo de tesoros no es tan satisfactorio porque existe una gran componente de azar en todo lo referente a equipo.

Guarda en este aspecto más parecido a juegos como diablo o algún mmorpg en lo que respecta a que tendremos que farmear los niveles en busca de ese drop óptimo con la característica que queremos, para acabar nuestro equipo perfecto. Aunque esto solo será a partir de cierto nivel o, más aun, a partir del NewGame+.


El combate

Este es uno de los aspectos más importantes de Nioh. Y es que Team Ninja se ha lucido, creando un sistema de combate espectacular, frenético, divertido y con mucha profundidad.

En mi caso podría decir que soy bastante aficionado a cambiar constantemente de arma y estilo de juego. Sin embargo, un solo arma da para tanto que no he sentido la necesidad, durante el transcurso de la historia principal, de cambiar de arma.

Se podría criticar la escasa variedad a tu disposición: katana, katanas dobles, hacha, lanza y kusarigama (si no contamos las que son a distancia). Pero todas estas disponen de una buena gama de habilidades y tres posturas (alta, media y baja) que nos permitirán adaptar nuestro estilo de juego como más nos guste. Hay montones combinaciones.

Enfrentamiento contra un yokai frecuente.

El uso de las armas se ve complementado por técnicas ninja y hechizos onmyouji que suponen una nueva dimensión a la hora de perfeccionar nuestro estilo. Rayos, bolas de fuego, buffs, debuffs, invisibilidad, transformaciones. La cantidad de opciones son abrumadoras.

Pero aún hay más: Espíritu Guardián. Podremos seleccionar a nuestro espíritu de un gran elenco que iremos consiguiendo a medida que avanza el juego. Cada uno de estos espíritus con afinidades elementales, efectos pasivos y ataques especiales.

Podría escribirse un artículo entero sobre el fascinante combate del Nioh pero casi es mejor que lo experimentéis vosotros mismos.


La dificultad

Quizás es uno de los puntos más conflictivos de este juego (o de este subgénero a la Souls). ¿Es este juego difícil?

He leído muchas opiniones dispares sobre la dificultad, comparado con otros semejantes, ya sea el bloodborne, el sekiro… Hay opiniones para todos los gustos.

Por mi parte he de decir que he sufrido mucho menos con Nioh de lo que sufrí en el Dark Souls 3, Sekiro y Bloodborne. Aunque, a mi modo de ver, el juego tiene muchos altibajos en lo que dificultad se refiere.

A mi juicio, Nioh no está bien balanceado. Mientras que en los souls vemos una dificultad de ascensión lineal, progresiva, aquí nos encontramos con picos de dificultad abrumadores, seguidos de momentos notablemente fáciles.

Después de un comienzo asequible, aquí empezamos a notar un pico de dificultad.

Asimismo, existen hechizos o técnicas ninja totalmente OP que simplificarán de forma absurda muchas situaciones y enfrentamientos.

No obstante, es un juego que NO es fácil. En todo momento, un despiste puede suponer la muerte inmediata. Sin embargo, no hay mala intención o dificultad innecesaria. Generalmente tú tienes tus puntos débiles y tus limitaciones, al igual que tus enemigos: si tú puedes quedarte sin energía y vulnerable, el enemigo generalmente también.


Apartado artístico y técnico

Cambiando radicalmente de vertiente, nos encontramos ahora con un apartado artístico bastante decente en lo referente a personajes, modelos de yokai y escenarios.

El apartado artístico crea un Japón fantástico de la era Tokugawa atestado de criaturas de la mitología propia del lugar tamizadas por una perspectiva de los creadores. Podría hablarse de que hay cierta repetición en las criaturas pero pienso que el juego dosifica bien los modelos de que dispone y los reutiliza con moderación y pericia, sin que se convierta en un ejercicio de corta-pega.

Referencia, a parte, a los escenarios donde se ha realizado también un gran trabajo, no solo a nivel estético sino que también aportan a nivel de variabilidad en jugabilidad. Ciudades, cuevas, áreas de fuego, de nieve… tenemos un poco de todo. El pero que podría esgrimirse contra esta parte sería el hecho de que no hay una interacción catártica (por decirlo de algún modo) con el jugador. Una conexión algo más profunda que la simple “belleza” estética es lo que quizás se eche en falta.

Un escenario de misión secundaria. Utilizado en varias ocasiones pero con una estética interesante.

Posiblemente ésa sea para mí (E insisto, es solo mi opinión) la diferencia en general con los souls. Nioh es un juego increíble, Dark Souls es algo más que un juego, es una experiencia, tiene un algo que trasciende.

De otra parte, el apartado técnico responde perfectamente a las necesidades del artístico resolviendo con soltura las peticiones de éste y concluyendo en un producto final con muy pocos momentos en los que puedas quejarte del rendimiento. Muy fluido en todo caso, al menos en PS4 pro.

Punto y a parte es la decisión artística de mostrar desmembramientos absurdos en cada combate. El problema no es en sí la violencia, sino la ridiculez, en mi humilde opinión, de dispararle una flecha en la cabeza a alguien y decapitarlo con la flecha (?). Al final te acostumbras pero al principio chirría un poco.


Banda sonora

Mención especial a la banda sonora del juego, con una gran variedad de temas. Desde que abrimos el título y vemos el vídeo inicial podemos apreciar la alta calidad y la epicidad de ésta.

Una banda sonora que es capaz de acentuar cada momento adecuadamente y que nos acompaña incluso en nuestra exploración. La sensación es algo diferente a la de la saga soulsborne, donde predomina el sonido ambiente y solo nos encontramos con música, puntualmente, en los jefes y algún que otro lugar. Aquí es diferente.

Pensamos que Nioh opta por una opción bastante acertada y más acorde con el espíritu del juego, orientado a la acción más agresiva y frenética que su semejante souls.


Pero… ¿Merece la pena jugar a este juego? ¡Conclusión!

La respuesta es simple: sí. Es un juegazo. Absolutamente recomendando si te gustan las obras de FromSoftware (aunque éste es de Team Ninja). Sus creadores han bebido de la fórmula y han creado algo con espíritu propio: frenético, divertido, agresivo, con un enfoque más en la acción y en la velocidad, con un feeling más arcade (sin llegar a serlo).

También recomendado al público en general, incluso no siendo fan de los soulsborne, que quiera un poco de acción desafiante, siempre y cuando estéis dispuestos a aprender de vuestros errores sin desanimaros.

No recomendado a quienes busquen combate más orientado a la acción pura al estilo DmC o Bayonneta, ni tampoco a quien busque un juego relativamente simple de hack’n’slash (avanzar y matar) o a quienes esperen una gran historia profunda.

El juego cumple en todos sus apartados, inclusive en una duración de 35h-43h con mucha opción a rejugabilidad. ¿Tiene cosas mejorables? Por supuesto, que esperamos que mejoren en Nioh 2. Pero tal y como es el Nioh actualmente, ya es merecedor de la etiqueta “Must have”.

Por si te interesa